violencia en adolescentes

Violencia entre parejas adolescentes

Las relaciones insalubres pueden comenzar temprano y durar toda la vida. Según la psicóloga Eva Hernández (evapsicologa.com), los adolescentes a menudo piensan que algunos comportamientos como  controlar las llamadas o mensajes de teléfono que recibe su pareja, son una parte “normal” de una relación. Sin embargo, estos comportamientos pueden llegar a ser abusivos y convertirse en formas más graves de violencia.

¿Qué es la violencia entre parejas?

La violencia entre una relación de pareja adolescente se define cuando existe violencia física, sexual, psicológica o emocional dentro de una pareja, incluyendo el acecho. Puede ocurrir directamente a la persona, y también  electrónicamente (ya sea mediante control en las redes sociales o mediante el teléfono móvil). Son varias las palabras que se usan para describir la violencia entre adolescentes. Vamos a enumerar a continuación cuáles son:

  • Abuso sexual en la relación
  • La violencia de pareja
  • Abuso doméstico
  • Violencia doméstica

La violencia física en la pareja es generalizada con graves efectos a largo y a corto plazo. Muchos adolescentes no informan porque tienen miedo a decírselo a sus amigos y familiares. Una encuesta  a nivel nacional informó de que el 13% de las mujeres alguna vez han sufrido algún tipo de  violencia física o psicológica, sintiéndose acechadas por su pareja. La primera vez que experimentaron algún tipo de violencia fue entre los 13 y 17 años. La encuesta que se realizó investiga el cambio de comportamiento entre los jóvenes de esta generación y el riesgo que  esto supone para la persona que lo sufre tanto física como emocionalmente. Aproximadamente el 10% de los estudiantes de la escuela secundaria (que han sufrido algún tipo de violencia por parte de su pareja) nos informan de haber sido víctima sexual de su pareja en los 12 meses últimos meses.

collage2def

¿Cuáles son las consecuencias de la violencia en pareja?

A medida que los adolescentes se desarrollan emocionalmente, están fuertemente influenciados por experiencias en sus relaciones. Los comportamientos de relación saludables pueden tener un efecto positivo en el desarrollo emocional de un adolescente. En cambio, las relaciones insalubres, abusivas o violentas pueden tener consecuencias graves y efectos negativos a corto y largo plazo en un adolescente en desarrollo. Los jóvenes que experimentan violencia en sus parejas son más propensos a experimentar lo siguiente:

  • Síntomas de depresión y ansiedad
  • Participación en comportamientos no saludables, como el consumo de tabaco, drogas, y alcohol
  • Participación en comportamientos antisociales
  • Pensamientos sobre suicidio

Además, los jóvenes que son víctimas de la violencia de género en la escuela secundaria corren mayor riesgo de no poder progresar en sus estudios debido a su preocupación y falta de concentración.

¿Por qué ocurre la violencia de pareja?

Comunicarse con su pareja, manejar emociones incómodas como la ira y los celos y tratar a los demás con respeto son algunas maneras de mantener relaciones sanas y no violentas. Los adolescentes reciben mensajes sobre cómo comportarse en las relaciones con los compañeros, los amigos, los adultos, etc. aunque a veces la realidad es otra. Con demasiada frecuencia algunos adolescentes creen que la violencia en una relación es algo normal, pero la violencia nunca es aceptable. Hay razones por las que esto ocurre.

La violencia está relacionada con ciertos factores de riesgo. Los riesgos de tener relaciones insalubres aumentan para los adolescentes que:

  • Creen que la violencia de pareja es aceptable
  • Están deprimidos, ansiosos o tienen otros síntomas de trauma
  • Exhiben la agresión hacia los compañeros o muestran otros comportamientos agresivos
  • Toman drogas o sustancias ilegales
  • Participan en la actividad sexual temprana y tienen múltiples parejas sexuales
  • Tienen conflictos con algún compañero
  • Han sido testigos o han sufrido experiencias de violencia en el hogar

La violencia entre parejas se puede prevenir cuando adolescentes, familias, organizaciones y educadores trabajan juntos para implantar estrategias de prevención efectivas.

Los siguientes recursos proporcionan más información sobre la violencia entre adolescentes y su prevención:

Durante la adolescencia, los jóvenes están aprendiendo las habilidades que necesitan para relacionarse con otros. Existen tres pasos para abordar la violencia de pareja:

Paso 1: Definir el problema.

                Necesitamos saber cómo de grande es el problema, donde y a quien afecta. Tenemos que recopilar datos.

Paso 2: Identificar los factores de riesgo y de protección.

                Necesitamos saber porque se crea esta violencia

Paso 3: Desarrollar y probar estrategias de prevención.

                 Utilizando la información recopilada en la investigación y evaluar estrategias para prevenir la violencia. Las escuelas y otras organizaciones de servicio a la juventud pueden ayudar a los jóvenes a adoptar actitudes y comportamientos que apoyen su salud y bienestar.

Es importante recordar que todo el mundo merece estar en una relación segura y saludable, libre de violencia y miedo. Puede ser difícil reconocer los primeros signos de alerta de abuso y, a menudo, los primeros incidentes de abuso se minimizan. Por lo general, la violencia doméstica no es un incidente de una sola vez y muchos encuentran que el abuso ocurre en un ciclo repetitivo de violencia. Cada acto de abuso puede ser seguido por una disculpa. A medida que la relación continúa, el abuso puede empeorar y ocurrir con más frecuencia.

 Violencia Doméstica en la familia

Cada hogar es diferente, y también lo es cada familia. Los desacuerdos ocurren en todas las familias. Sin embargo, la violencia o la amenaza de violencia no es un desacuerdo. Es un comportamiento abusivo. Esto no es un problema aislado. La Violencia Doméstica Juvenil es un patrón de comportamientos abusivos y de control que los jóvenes usan contra sus padres, hermanos y parientes. Esto incluye:

  • Abuso Físico – Golpear, abofetear, empujar o usar armas y otros objetos para causar lesiones.
  • Intimidación / Abuso Emocional – Insultar, amenazar con dañarse a sí mismo o a los demás, abusar de hermanos, usar miradas amenazantes, acciones o gestos.
  • Abuso de propiedad – Robar o destruir pertenencias, dinero; romper objetos de la casa, golpear en las paredes…

La violencia doméstica juvenil toca a cualquier tipo de familias sin diferencias: culturales, educativas, religiosas, socioeconómicos. Estar estresado, enojado o borracho no justifica la violencia. Si un adolescente usa un comportamiento abusivo para obtener poder y control en su familia, no esperes más y solicita ayuda. La violencia en el hogar afecta a todos los miembros de la familia.

A menudo, los que utilizan este tipo de comportamientos lo hacen  para tener mayor poder y control sobre su víctima. La violencia doméstica es un problema grave que afecta a todas las comunidades.

Deja un comentario