Influencia del divorcio en los hijos

Actitud de los hijos frente al divorcio

La separación matrimonial puede ser una situación que afecte gravemente a los hijos pudiendo generarles diversos trastornos como  la ansiedad, depresión.. Puedes leer más sobre la relación entre ellas en cuidarsaludfisicamental. El divorcio nunca es deseable y siempre es doloroso, pero si las circunstancias obligan a él, puede hacerse de muchas maneras y es conveniente elegir la menos dolorosa para los hijos. De la madurez de los adultos depende que el divorcio sea lo menos traumático posible.

Se ha considerado que una separación matrimonial tiene 3 fases:

La primera es la de creciente tensión entre los padres que lleva a la separación física  a la decisión de divorciarse. La segunda es la fase de adaptación de cada uno de los padres a su vida como separados. La tercera es la fase de nueva estabilidad en la que los padres rehacen su vida con una nueva pareja.

La duración e intensidad de la primera fase es lo que tendrá consecuencias más o menos graves para los hijos, dependiendo además de su edad, de su forma de ser, de su sexo o de si tienen o no otros motivos de tensión añadidos.

collage-2-def

Preescolar:

Conducta regresiva (querer de nuevo biberones, problemas de sueño, terrores nocturnos, rabietas, temor a ser abandonado, estar constantemente colgado del padre o madre.

Escolar:

Tristeza, miedos, disminución del rendimiento escolar, preocupación por saber si tendrá culpa de la separación de sus padres, problemas de sueño, dudas, esperanza de que se reconcilien.

Prepuberal:

Rabia y pena, disminución del rendimiento escolar, trastornos en las relaciones con su grupo de  amigos, intento de saber cuál es la causa del divorcio de sus padres, actitud de cuidador y protector del progenitor con el que vive.

Adolescencia:

Depresión, rabia, aumento de los deseos de protagonismo e intentos de ser el centro de atención, marcharse de casa lo antes que pueden en un intento de emancipación precoz.

 


Esperanzas de casarse o divorciarse

Según un estudio, los hijos de padres divorciados temen ser rechazados y la falta de confianza frecuentemente obstaculiza la profundización de su relación. Que los individuos cuyos padres se divorciaron eran más propensos que los individuos cuyos padres permanecieron casados ​​a creer que las relaciones eran causadas por la infidelidad y la ausencia de confianza, y también eran más propensos a creer que las relaciones deben abordarse con cautela.

Las personas que viven en familias divorciadas tienden a tener menos actitudes positivas hacia el matrimonio, ya tener actitudes más positivas hacia el divorcio. Esta actitud negativa sobre el matrimonio conduce a un menor compromiso con las relaciones de pareja, que a su vez está relacionada con la baja calidad de la relación.

Excepto en Suecia, donde el rechazo de los padres es muy alto, no se encontraron diferencias significativas entre los individuos de familias divorciadas y no divorciadas intactas en sus actitudes hacia el matrimonio y el divorcio.

 

Como influye el divorcio en la adolescencia

Después de controlar la edad, los altos niveles de conflicto interparietal después del divorcio están asociados con puntos de vista menos positivos sobre el matrimonio entre los adolescentes. Un estudio de adolescentes después de un divorcio de sus padres informó que muchos niños temen que sus futuros matrimonios carezcan de confianza y seguridad y por esomuchos de ellos no tienen esperanza en formalizar una familia duradera. También vinculó el divorcio de los padres con un menor compromiso en la relación. Ladesconfianza es mayor  en las mujeres que en los hombres, ellos muestran más ambivalencia.

Los hijos de familias divorciadas son más propensos a casarse con personas que han experimentado ellos mismos también el divorcio de sus padres, y a su vez también  hay tres veces más de  probabilidades de que ellos puedan  terminar también  en divorcio, en comparación con los matrimonios de niños de familias cuyos padres no se han divorciado .Los estudios han puesto de relieve varios factores que influyen en las experiencias de divorcio de los padres de los niños:

En primer lugar,  tras el divorcio de los padres biológicos aumenta el riesgo de un mal ajuste a la nueva situación familiar. Con frecuencia se asocia a los cuidadores alternativos, es decir, los padrastros, cambios en el estado socioeconómico, y una vida familiar en general más inestable. En segundo lugar, la exposición  continua del conflicto entre los padres es una influencia negativa igual de firme que explica en parte las dificultades en las relaciones incluso después del divorcio. La investigación relativa a los hijos adultos de la entrada de un divorcio en el matrimonio ha dado resultados menos consistentes ya que mantienen actitudes significativamente más positivas.

Si un matrimonio decide divorciarse porque las discusiones eran habituales y continuas, para el hijo será beneficioso. El problema es si después del divorcio, todavía siguen existiendo las discusiones. Esta será la peor situación ya que verá que entre ellos no hay ningún tipo de colaboración y eso afectará todavía más su sensibilidad. Es evidente que cuanta mejor cordialidad exista entre los padres, el divorcio se hará menos traumático y más llevadero para todos los miembros de la familia.

 Hay que dar a entender a los hijos que a veces los adultos cambian la forma en que se aman o no se ponen de acuerdo en las cosas y que entonces es mejor vivir separados. Pero recordarles que los niños y los padres están unidos entre sí por la vida y aunque no estén de acuerdo en el divorcio,  eso es parte del círculo de la vida – los padres y los hijos no dejan de amarse unos a otros.

 

Comportamiento marital

El divorcio de los padres también se asocia con menor calidad marital para sus hijos. Esto se manifiesta al discutir más en la familia,  aumentan los celos, el mal humor, los conflictos por el dinero, incluso se evaden en el consumo  de alcohol y  de drogas. Un estudio hecho sobre Familias y Hogares de hijos de padres divorciados dice que en sus matrimonios  se comunicaban menos y eran más  propensos a discutir con frecuencia ya gritar  cuando discutían.

El niño con un padre disponible tanto en la niñez como en la adolescencia, es más sociable y responsable como adulto. Particularmente, los niños que se sienten cercanos a sus padres, independientemente de su estado emocional, tienen mejores actitudes sobre la vida que los niños que no se sienten cerca de sus padres.

 

 

Deja un comentario